domingo, 11 de noviembre de 2007

Maigmó

BALCÓ D’ALACANT – CIM
DEL MAIGMÓ

Quiero empezar este blog con esta primera, cercana y fácil subida. La crónica y las fotos de esta ascensión son de fecha 12 de marzo de 2006

El Maigmó, una de las cumbres que delimitan el contorno de l’Alacantí, desde su altura se pueden contemplar magníficas vistas de la costa, de la comarca de l’Alacantí, la Foia de Castalla, e incluso se llega a divisar a lo lejos las alturas de la sierra de Orihuela. Esta situada en el término municipal de Tibi y tiene una altura de 1290 metros y es una excursión corta y de poca dificultad.
¿Cómo se llega?, tenemos que coger la autovía Alicante/Alcoy, desde Alicante llegamos a una estación de servicio y tomamos el desvío hacía Agost, pasamos por debajo de la autovía y llegamos a una rotonda, cogemos la salida Agost y, atentos, el primer desvío a la derecha con la indicación Camí de Servei, se trata de la antigua carretera en dirección Castalla y que ahora es aprovechada en parte como itinerario ciclista , en unos 4 o 5 kilómetros llegamos a la entrada, a la izquierda, del parque natural del Maigmó, arranca desde esta entrada una carretera estrecha y a veces muy empinada.
Llegamos sin más dificultades que un posible cruce con otro vehículo en dirección contraría a una explanada, donde podemos aparcar, con pinos que nos darán una buena sensación de frescura y un área recreativa equipada con mesas y una construcción ¿? que intenta aparentar un balcón y desde la que tenemos unas buenas vistas de Alicante y su comarca.

El verdadero Balcó d'Alacant está a mano izquierda y se llega a él a través de un sendero que sale desde esta explanada, su recorrido no nos ocupará más de 10 o 15 minustos. Gracias Juan ;-)


La ascensión al Cim arranca desde el mismo aparcamiento, no está señalizado y casi podemos decir que no existe un camino claro, ya que al no formar parte de ningún sendero PR no ha habido ningún tipo de mantenimiento ni marcas y los excursionistas, que son muchos, han hecho con sus pisadas pequeños caminos que se encuentran muy erosionados y que a la hora de bajar nos harán pagar alguna que otra factura en forma de resbalón y/o caída.




De todas maneras no hay pérdida ya que tomando la altura como referencia tiramos por uno de los tres o cuatro senderos que arrancan a la derecha y empezamos a subir. La subida es a veces penosa por lo erosionado del terreno con lo que nos encontramos con unas cuestas empinadas, con mucha piedra y tierra suelta, a lo que añadimos que dejamos de tener la sombra de los pinos que encontramos en el Balcó.

En la parte más alta de la subida aparecen unas pocas carrascas que alegran el camino.

Los últimos metros son, como no, los más difíciles y donde vamos a tener que utilizar las manos para agarrarnos a la roca, aquí es donde encontramos unos bloques de piedra caliza que guardan celosos la cima de la montaña pero en los que, curiosamente, encontramos unos escalones excavados en la propia piedra que nos hacen un poco más llevadero el superarlos.

Hay que tener un poco de cuidado con los últimos metros hasta el vértice geodésico, para llegar a éste, hay que superar un estrecho paso o grieta que separa en dos la pequeña explanada del cim.

Las vistas, si ya eran fabulosas en el Balcó, aquí son aún mejores, con lo que mejor es tomarse su tiempo para disfrutar de una de las clásicas aunque siempre sorprendente y bella ascensión de la provincia.


El tiempo invertido no supera los 30/45 minutos, ahora solo queda desandar lo caminado, un pequeño sufrimiento para nuestras rodillas por lo suelto del terreno y por la comentada inexistencia de un camino claro y cuidado.


Como siempre, cuidado al elegir el día de la ascensión y la hora (a quien madruga…), como en todas las montañas y más en Alicante, tenemos que tener cuidado con el Sol y el calor, hay que llevar agua en abundancia, la comida no es algo fundamental ya que se trata de una excursión corta aunque en nuestra mochila no debe de faltar frutos secos, barritas energéticas, galletas, bocata de jamón, etc, gorras, protección solar, botas o calzado de montaña, no son adecuadas las zapatillas ni los calcetines “de deporte”, vuestros pies os lo agradecerán, aunque hoy nos hemos cruzado con una pareja que llevaban unas zapatillas la mar de bonitas y que deben de ser estupendas para el aerobic, espero que aún les sirvan y no hayan tenido que tirarlas después del descenso. Por último antes de abandonar la montaña hay que recoger todo, intentando no dejar nada de basura, en esto incluyo las mondas de naranja (no se porque pero siempre encuentras), las cáscaras de cacahuetes, de pistachos, etc.

Resumen: una ascensión fácil, corta, cercana (para nosotros que vivimos en Sant Joan d’Alacant), sorprendente y que ocupará un buen hueco en nuestra mochila
.

2 comentarios:

Yojan dijo...

Adelante, vas por buen camino
Te está quedando muy bien ...
JB

Carlos dijo...

Gracias JB, lo complicado es el tiempo, ese dichoso tiempo que se necesita para cualquier cosa...Gracias