miércoles, 28 de julio de 2010

Els Plans desde el puerto de La Carrasqueta


Intentar caminar por la calle en un día de verano en Alicante a eso de las 2 del mediodía es poco más o menos un ejercicio de masoquismo, pero cuando no hay más remedio lo único que puedes hacer es buscar las sombras que pueden dar los edificios o los escasos y raquíticos árboles que hay camino del trabajo.
Con la camiseta mojada me acerco al coche, ya es hora de volver a casa, abro las puertas, quito el parasol, bajo las ventanillas, es un auténtico horno. Arranco, 36 grados marca el termómetro, mientras conduzco sigo mirando las cifras del marcador, ¡36! No hace mucho tiempo este mismo termómetro marcaba sin parar de parpadear -2 grados, y no era muy lejos de aquí, que va, estábamos ahí al lado.

Enero de 2010, ha estado nevando durante todo el día en la montaña, aquí desde la costa apenas se llegaba a vislumbrar la amplitud de la nevada. Me asomo al blog, la previsión del tiempo para el día siguiente era despejado, después de varios días de un frío tremendo, lluvia y con una visibilidad nula. Lo mejor de todo es que además el día siguiente era sábado.
Nada más comentar que la previsión del tiempo para el día siguiente era buena se empezaron a llenar los pasillos de botas, bastones, polainas, guantes y toda clase de material útil o perfectamente inútil, y lo que se disfruta de esos momentos, jajaja. Una llamada a Pedro, no conseguimos localizarle.
A las 8 de la mañana ya estamos preparados para salir, una de las cosas que no he comentado es que si quieres ir a la nieve tienes que madrugar, sino te arriesgas a pillar la caravana de todos los que como nosotros quieren disfrutar de este día. Una tradición tan arraigada como la de la romería de la Santa Faz es bajar de la Carrasqueta con el parabrisas lleno de nieve, así somos en Alicante.
Una última llamada, Pedro aparece al otro lado del auricular, en 15 minutos le recogemos y rumbo a la aventura
Tenemos un primer objetivo, el Cabeçó, que se nos aparece sin apenas nieve camino de Jijona, cambiamos sobre la marcha, Els Plans nos queda delante, no parece que tenga mucha nieve en su vertiente sur, ¡vaya sorpresa nos aguarda!

No es raro que nieve en las montañas alicantinas, lo que si es raro es que la nieve dure mucho, así, en lo meses de diciembre, enero y febrero se pueden ver las cumbres del norte Alicante con sus cimas manchadas de blanco pero durante muy pocos días por lo que si se quiere disfrutar de una auténtica marcha invernal hay que estar siempre atentos, que además puedas disponer del tiempo suficiente, que la meteorología acompañe, que no corten las carreteras…..vamos que se hace un tanto difícil.

Els Plans no es una montaña especialmente agreste o que implique una ascensión espectacular por pedreras y sendas empinadas, cuantas veces se pasa a su lado, o se intenta vislumbrar otras cumbres que quedan un poco más lejos en el horizonte sin reparar en ella.
Tal vez sea por la suavidad de su perfil que no por su altura, alcanza en su vértice 1330 metros de altura lo que la hace una de las más altas de nuestra provincia.
Hay varias maneras de intentar llegar, desde Torremanzanas, desde la Sarga y desde La Carrasqueta.

Para alcanzar el puerto de La Carrasqueta tenemos que coger la carretera N-340 en dirección Alcoy desde Alicante. En el alto del puerto podemos dejar el coche.
Desde la parte derecha (Este) del puerto sale una pista, en ocasiones de hormigón, la cogemos, nos lleva hacía el Hotel del Pou de Neu (Pou del Surdo)
El camino sigue siendo ancho aunque ahora es de tierra y se va empinando gradualmente hasta llegar al repetidor, pasamos a su lado y encontramos, esta vez en forma de senda, la ruta que tenemos que seguir.
No voy a comentaros mucho más sobre si giramos a la derecha o a la izquierda, no tiene pérdida, además de estar señalizado con marcas de pintura y letreros que encontramos en los cruces, tenemos la referencia de caminar por la cresta de la sierra que nos sirve de guia.
La senda no está exenta de subidas y bajadas que más de una vez nos harán pensar que estamos cerca de la cumbre para, una vez que llegamos a lo alto, darnos cuenta que todavía queda otra bajada y luego otra cuesta y así sucesivamente.
No preocuparos sobre si es esta o la siguiente, es la última, si, la última subida que se ve allá al fondo, así que ánimo.
El vértice geodésico de Els Plans, a 1330 metros sobre el nivel del mar, se encuentra al lado de una caseta en ruinas, cuando lleguemos allí veremos que el esfuerzo ha merecido la pena, ante nosotros, podemos ver Serrella, Aitana, el Puig….disfrutad.
El trayecto tiene sobre unos 8 km de ida, en un par de horas debería de poder hacerse perfectamente, lo mismo para vuelta.
Una ruta facil y agradecida. El mejor momento para hacerlo es otoño, invierno y primavera, totalmente desaconsejado en verano, no hay apenas sombras. Recuerdo haber abandonado esta misma ruta por no hacer caso de mis propios consejos. Hay que ir bien provistos de agua.
En nuestro caso, hacerlo con nieve fue algo más penoso, la pista de hormigón se había transformado la noche anterior en una pista de hielo y esto hacía que cada paso fuera más que complejo. La temperatura que al inicio era de -2 ºC se desplomaba aún más por el viento que soplaba del norte y al taparse el Sol cuando se acumularon unas nubes al llegar a la cumbre. De ahí que no tenemos fotos de la vuelta, las casi 4 horas que invertimos para llegar se transformaron en apenas 1 y media para volver con las manos entumecidas y un dedo de hielo en las botas, pero con una sonrisa de oreja a oreja y conscientes de haber vivido una experiencia inolvidable.















































2 comentarios:

carles dijo...

Hola carlos y resto de companys, todavia no había entrado en el blog
nunca,mi más sincera felicitación,que paisajes más bonitos,viva la naturaleza,enhorabuena por este trabajo y disfrutad de él.
PD:cuida bien los puntos geodésicos como el de la foto (jejejeje, deformación profesional)
Un abrazo de el otro carlos ,el nako.

Carlos dijo...

Gracias Nako, perdona, no sabía que estaba tu comentario pendiente...Me alegro que te guste, en cuanto al punto geodésico no te preocupes que de ahí no hay quien lo mueva, jajjaja
Un abrazo